abril 9, 2008

 

El mar puede salvar a Chile de sus

problemas energéticos

 

 

 Cristina Birrell B.

 

Las olas son nuestra posibilidad de multiplicar la energía que hoy tenemos y darnos esa que tanto añoramos.  Esto, porque el mar chileno cuenta con un gran potencial de ampliar por siete nuestra capacidad energética ya instalada. Tanto así, que estamos posicionados –en cuanto a capacidad- al nivel de Inglaterra y Portugal, líderes en el aprovechamiento de este recurso.

 

Más que sólo un lindo mar

 Inglaterra se lanza esta semana a la  carrera: comenzará a generar energía eléctrica a partir de las corrientes submarinas y la inyectará directamente dentro de su red.  Esto le entregará electricidad a 1.4ooo hogares y se espera que llegue a cubrir el 5% de la necesidad energética de ese país.  Suena increíble, pero es una realidad nada lejana de las costas chilenas.

 Nuestro país cuenta con el mayor potencial de oleaje a nivel mundial (Baird & Associates), con una energía promedio en las costas de 57 KW/m. Presenta además, una leve variabilidad en el tiempo, según cada estación del año: tan sólo un 2%.

 Un importante dato a destacar, es que el aprovechamiento de esta fuente energética tendría un bajo impacto ambiental,  como lo asegura el capitán Andrés Enríquez, jefe del Departamento de Oceanografía del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada. Este es un tema no menor,  al tomar en cuenta los grandes debates que se han generado en nuestro país por la explotación energética e instalación de plantas, en diversos sectores del territorio nacional.

 

¿De cuánta fuerza estamos hablando?

 El estudio, hecho con el aporte de privados, reproduce con exactitud la generación y propagación de olas en el Océano Pacífico, durante los pasados 22 años. El potencial real, sumando todos los valores de sur a norte, es de 240 GW. Sin embargo, sólo 2 GW serían útiles para ser incorporados al sistema interconectado, que en total opera con 10 GW.

 La explicación de esta cifra, que puede parecer baja, es la oscilación de las mareas.  Lo mismo que sucede con otro tipo de energías renovables no convencionales como la solar o la eólica. “Los sistemas eléctricos necesitan de un suministro controlado y constante para funcionar, o de lo contrario, necesitan de centrales de respaldo para absorber su variabilidad. Esto, pues las máquinas funcionan con un voltaje fijo”, afirma Patricio Monárdez de Baird & Associates , que realizó el estudio  junto a Hugo Acuña, ingeniero de la Universidad Santo Tomás.

 

 

La mejor manera de aprovecharla

 Una de las opciones más desarrolladas para aprovechar esta energía, es la tecnología británica Pelamis, con 30 años de investigación. Se trata de una estructura de 14o metros de largo, que se ubica una cierta cantidad de metros de la costa y que se asemeja a un tren. El movimiento de las olas, hacia arriba y hacia abajo, acciona un pistón el cual, a su vez, activa una turbina que produce electricidad.  Esta energía es conducida a través de cables submarinos a tierra y desde ahí pasa a alimentar el sistema eléctrico.

Cada una de estas máquinas es capaz de proporcionar 750 KW, lo que basta para prender 7.5oo ampolletas. Para aprovechar el potencial chileno, o sea 2 GW, se necesitaría instalar las máquinas a lo largo de 11o de los 4.2oo kilómetros de la costa chilena.

“Lo ideal sería distribuir las máquinas a lo largo de todo Chile, cerca de los nodos de conexión al sistema interconectado”, señala Monárdez, agregando que si las instalásemos en frente de las costas de Valparaíso, ya bastaría para satisfacer nuestras necesidades

 

 

 


Back to the Future

abril 2, 2008

300px-back_to_the_future.jpg


Back to the Future Trailer

abril 2, 2008

abril 2, 2008

back.jpg


abril 2, 2008

Back to the future


abril 2, 2008

Back to the future


abril 2, 2008

4.  Creo que el autor de este menú no da por hecho que las personas hayan visto la película. De hecho, es mi caso, y entendí perfectamente la información que fue mostrada en clases, de hecho me interesó mucho verla. Consideré este menú, uno de los más completos que he visto, y muy dinámicas todas las opciones que se daban ahí para interactuar e informarse de todo a cerca de “Volver al futuro”. La verdad es que sin haber visto la película es difícil comentar acerca de qué le hubiese agregado yo, pues no se perfectamente cuál es la temática, y qué elementos se podrían haber acotado, en todo caso, creo muy bien usados los elementos gráficos, las imágenes. Por ejemplo la especie de nave que aparece al introducirnos a un menú, y las imágenes de fondo en cada uno de los ofrecimientos que se le hacen al usuario. La música no me pareció muy atractiva, pues creo que era un poco monótona y quizás yo hubiese puesto algo que enganchara más al usuario, pues quizás ésta lo puede aburrir y provocar que éste se salga del menú.

Me gustaría destacar la iniciativa de dar el número de teléfono, para cooperar en la fundación para enfermos de Parkinson. creo que ésta es una opción clara de los ofrecimientos que se le da al usuario de interactuar, y participar activamente del menú, pudiendo llamar para aportar. Creo que es un claro ejemplo de un menú interactivo, en donde se puede navegar como uno lo quiera, e ir a donde uno esté interesado.